Cuando una mujer gana, todas ganamos

Si una mujer gana, todas ganamos
Cuando una mujer gana

Hoy en día, hay mujeres que son presidentas de naciones, reinas, princesas, presidentas de una empresa, conferencistas, reporteras, etc. Por eso, como mujeres líderes, debemos mantenernos unidas, ayudándonos y apoyándonos, en cada paso que damos. Porque si una mujer gana, todas nosotras también ganamos.

Estamos en este mundo todas juntas, para hacer un mundo mejor, y no las unas contra las otras, compitiendo, envidiando, hablando mal, a ver si la puedo aplastar.

No es competir lo que la mujer debe hacer, sino trabajar por y para nosotras mismas, haciendo cosas importantes en la vida. Debemos aplaudirnos por cada cosa que conseguimos, amarnos, y ser inspiradoras para otras mujeres, a sentirse de esa manera también. ¿no lo crees?

Emponderar al mundo

Creo que emponderar al mundo con nuestras palabras, con nuestro, gestos, con nuestro trabajo y con nuestro ejemplo de vida, podemos hacer que las cosas cambien. Pero, está en ti, como mujer, cambiar el chip, cambiar de actitud.

Cuando veo mujeres compitiendo, envidiando, hablando mal de otras o pensar en cómo puedo aplastarla, todo eso, no es de una mujer que pueda inspirar a otras. Por el contrario, deberíamos replantearnos el por qué tenemos ese sentimiento tan destructivo para con nuestras pares.

Si una mujer gana, todas ganamos1

Si una mujer gana, todas ganamos

La esperanza

La esperanza que tengo y que tienes que tener, es que la mujer trabaje en sí misma, todos los días de su vida. Que se unan sinergias con otras para establecer normas, proyectos en beneficio de la mujer. Me dirás: es imposible. Las mujeres somos muy complejas.

Si, es verdad, somos complejas, pero si dejas de pensar que somos tan complejas, que insistes una y otra vez, en que las mujeres somos competitivas, envidiosas, etc.. Te estás paralizando tu misma y no vas a poder guiarlas en nada, ni siquiera para ti misma.

Debes ser ejemplo para motivar, crecer, vivir en libertad. No veo tus ansias de progreso, sino tus ansias de disconformidad, de anulación, de bloqueo, lo cual no te lleva a ninguna parte.

Si tu trabajas en ti, merecerá la pena luego de que todo en aquello que no creías, tu hoy lo vivirás en libertad, gozando y celebrando la vida como tu mereces y otras también. No tengas miedo. El miedo paraliza. Y tu no tienes esa misión en la vida. ¿Lo has entendido?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*