Decir la verdad o no a un hijo adoptado

adopción
Decir la verdad o no a un hijo adoptado

Decir la verdad o no a un hijo adoptado, es la gran pregunta que se hacen todos los padres adoptivos, y que algunos prefieren no pensar que ese día llegará para que hablarle de su origen.

Cuando las parejas han recurrido a varios tratamientos de fertilización y no han podido quedar en estado, les queda una angustia imposible de explicar. Es entonces cuando se plantea la pareja en adoptar a un bebé para darle ese gran amor, que no han podido concebir naturalmente.

También hay otras parejas, que teniendo hijos naturales, buscan adoptar porque les encanta dar amor y darle posibilidades de vida a ese bebé o niño que fue abandonado por su madre natural.

Otro caso son las mujeres sola, que llegada a una determinada edad, prefieren adoptar que no inseminarse por ejemplo.

Son miles los bebés o niños esperando ser adoptados por unos padres amorosos, porque qué sería de ellos sin esa posibilidad de tener una familia que les amará y que les tratará como si hubieran nacido en el vientre de esas madres que adoptan junto a su esposo o solas. Pero claro, la pregunta vuelve a surgir: estaremos preparados para decir la verdad o no a un hijo adoptado.

Adopción1

Decir o no la verdad a un hijo adoptivo

Rosita nos cuenta que cuando decidió adoptar junto a su esposo, fue cuando después de haber quedado embarazada, saltó de un camión y con tal mala suerte, no solo perdió a su bebé, sino que su ginecólogo le anunció que no podría tener hijos. Para ambos fue desgarradora esa noticia y por un tiempo no hablaban del tema, pero un día en la mesa, se plantearon la adopción. Hubo tires y afloje, hasta que decidieron dar el gran paso, adoptar un bebé recién nacido.

Hablaron con el ginecologo y se pusieron de acuerdo, que si conocía alguna mamá soltera que no pudiera mantener a ese bebé, ellos pagarían para tener la dicha de ser padres. Rosita, entonces como vivía en un pueblo y para que nadie supiera como iba a ser la adopción de su futuro hijo, se vestía con ropas de embarazada.

Cuando llegó el momento, el sanitario les avisa que hay un bebé y que la madre estaba por parir, rapidamente ambos se fueron al hospital. Mientras aguardaban, fraguaron los papeles haciendo como que Rosita había tenido su hijo naturalmente pero en el campo. La condición era que nadie sabría la verdad, ni siquiera el niño.

Le pagaron al médico, la madre adoptiva no recibiría paga de nada, pues la madre de la joven era una niña bien de 16 años, sus padres la habían llevado al extranjero para que nadie le viera embarazada, solo vendrían para que la joven tuviera al bebé y volver al pueblo.

Adopción2

Angelina Jolie y Brad Pitt tienen hijos biológicos y adoptivos: todos saben la verdad

Pasaron los años, y el padre adoptivo fallece repentinamente. El mismo día que fallece en niño hecho hombre ya mayor, alguien le avisa, que el padre adoptivo no era su padre natural, que había sido adoptado. El hijo no entendía nada, pensaba que era una broma, pero luego comenzó a atar cabos, dado que cuando se hablaba en reuniones familiares se hablaban de los parecidos, pero cuando tocaba el turno de Rosita de hablar, hablaba como que era parecido a sus tíos en cuanto a lo rubio de ojos claros, nada hacía sospechar de ser adoptado. Tras esa noticia, el joven estuvo indagando, pero nadie le decía nada, inclusive sus tíos, pero un día, este joven ya casado, le dijo a su esposa si le ayudaba a buscar a su madre biológica y así fue, la esposa dio con el paradero de sus verdaderos padres.

Fue una emoción para sus padres biológicos ver a ese bebé que obligadamente debieron dar en adopción y que hoy tiene a sus padres juntos porque se habían casado y tenían más hijos que estos también habían formado sus familias y que se agrandaba con sobrinos.

El hijo adoptivo si bien en un principio estaba enfurecido por no

saber la verdad, comprendió después la actitud de la madre adoptiva, cuando no quería pensar en decir la verdad o no a un hijo adoptado. Pero agradecía la vida que le dio, a una por hacerle nacer y a la otra por dar una familia, unos primeros padres para luego tener padres dobles: los adoptivos y los biológicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*