Edredones para este otoño-invierno

edredones para adultos
Los edredones nórdicos

Los edredones nórdicos, se han convertido en protagonistas indiscutibles de muchas habitaciones en la época de otoño-invierno. Porque son cómodos, económicos, prácticos y se pueden usar tanto con funda como sin ella, colocando encima una colcha tradicional.

La calidez y la suavidad, junto con la ligereza de su peso, han convencido incluso a los que eran más reticentes con ellos. Y, aunque durante el verano, suelen desaparecer de nuestra camas, al llegar el frío se agradecen muchísimo. Por eso, ahora es el momento de plantearse la compra de uno de estos edredones nórdicos si no tienes o si deseas renovar color y diseño.

Por qué usarlos cuando hay niños

Mis hijas cuando eran niñas, no dudé ni por un momento comprar un edredón infantil para que ellas estuvieran calentitas. Recuerdo haber comprado dos edredones de princesas que tanto las hacía soñar.

Pero, la verdad, es que las niñas o niños duermen bien abrigados, sin que noten peso, esto ayuda a que no se destapen tanto. Además, como la funda ya puede hacer las funciones de la sábana, el niño no tendrá que ponerse tantas cosas encima.

edredones para niños

edredones para niños

Como son transpirables y la mayoría de ellos están tratados a prueba de alergias, son además una opción muy sana para que las niñas y niños, duerman muy calientes pero libres de humedades y sin que les causen reacciones alérgicas.

Los nórdicos, los fabrican en diferentes grosores según la temperatura a la que vaya a estar la habitación, por lo que son adecuados incluso en casas en las que hay calefacción alta. Hay modelos que permiten unir y separar fácilmente dos edredones, uno más finito y otro más grueso, de modo que se use la combinación que se necesite en cada momento.

Hacer la cama con un nórdico es muy fácil, solo hay que estirar la sábana de abajo y extender el nórdico encima, por lo que podrán comenzar fácilmente a realizar la tarea de dejar su cama hecha antes de ir a clase.

Por qué edredones los adultos

A los adultos, también nos convencen algunas de las razones válidas para los niños, por ejemplo: el hecho de hacer la cama rápidamente por las mañanas. Nos convence que sean transpirables y que sean hipoalergénicos. Pero, además, los nórdicos regulan muy bien el calor de la cama. Esto es importante cuando duermen dos personas juntas.

La gran variedad de fundas nórdicas, permite poder variar tanto como apetezca, dándole diferentes aires a la habitación según el momento, o simplemente, según el estado de ánimo que se tenga. Pero para quienes disfruten de los coordinados, las fundas también se pueden combinar con las cortinas.

edredones1

edredones para adultos

En estos casos, se recomienda elegir marcas que fabriquen dichos combinados o realizarlos comprando la tela. En cualquiera de los dos casos, es buena idea hacer dos fundas para poder lavarlas e intercambiarlas.

Ahora bien, dime tu, ¿usas edredones nórdicos?¿por qué has optado por los edredones nórdicos?¿qué diseño tiene tu edredón y el de tus hijos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*