La vida está llena de sorpresas, y, ¡vaya que las hay!

Las sorpresas de la vida

Mi hermano Carlos, tenía una novia llamada Irene, con la cual se iba a casar. Pero el destino quiso lo contrario. Él entró a trabajar en el Ayuntamiento, donde muchos jóvenes de su edad de ese entonces, tenían 22 años. Grande era su alegría al ver sido elegido para ser funcionario a temprana edad. De pronto la vida está llena de sorpresas, en ese mismo grupo conoció a una joven de 20 años. Ella era casada en su momento y tenía una hija de tres años.

Una noche, dieron una fiesta de fin de año para la gente que trabajaba en el Ayuntamiento y obviamente, mi hermano asistió. Después de la cena, todos convinieron en ir a una discoteca a festejar. Y fue allí, donde Isabel puso sus ojos en mi hermano y buscó a Carlos para ligarlo. Esa noche, terminaron apartándose del grupo para estar a solas, y una cosa llevó a la otra y terminaron intimando.

Al otro día, trofeo de un soltero, le comentó a sus padres que había intimado con una mujer casada, a lo que su padre, un poco machista, le dijo: bueno, lo que no tiene con su novia…lo tiene por otro lado. Mi madre furiosa le dijo:-mientras no caigas en sus redes… pues una mujer casada tiene más experiencia para llevarte de las narices que tu propia novia. Carlos les dijo que no se preocupara, que era solo había sido una sola vez, esa noche.

Las tácticas de una mujer

Pero claro, el roce hace el cariño y tanto fue el pájaro al cántaro que al final se rompe como dice el refrán y he aquí que Carlos cayó en las redes de esta mujer casada, que la intención de ella, era poder obtenerlo para hacer lo que ella quería, ya que su esposo en ese entonces, mucho caso no le hacía en sus pretensiones.

La vida da sorpresas en cuanto menos lo esperes

Pasaron unos meses, Carlos deja a su novia con la cual se iba a casar y el triunfo de Isabel era mayúsculo. Dado que hizo un divorcio express, quedándose con la patria potestad de su hija y conseguir que entre Carlos y ella compraran un piso en efectivo para irse a vivir juntos. Pero el plan de Isabel, estaba todo muy bien calculado.

Mis padres, se enojaron mucho con él, dado cómo había actuado Carlos para con su ex novia, una chica buena de su casa, que estudiaba y que pensaba que al casarse, comenzaría a trabajar para aportar ella también al hogar y luego formar una familia juntos. Pero la hábil Isabel logró todo lo que se propuso.

Luego de comprar el piso, a los dos meses le dijo a Carlos que era tiempo de comprometerse y casarse al año siguiente. Lo cual formalizaron la relación pasando por el Registro Civil. Después de tres meses, vendieron el piso y compraron un terreno para edificar una mansión al gusto de Isabel.

La vida le da sorpresas a las mujeres manipuladoras

Aprendiendo la lección

Carlos que no sabía hacer nada, el suegro lo puso a trabajar con él después de su trabajo del Ayuntamiento a construir la casa del sueño de Isabel y hasta aprendió a colocar los pisos, inclusive a cocinar y lavar, que jamás había hecho en su vida. Otra cosa que tuvo que aprender es a ser “papá” antes de ser papá de sus propios hijos y Carlos no se sentía a gusto, pero con tal de complacer a Isabel, lo hacía sin chistar.

No obstante, Isabel hizo lo imposible para alejar a su ex de la hija de ambos, llenándole la cabeza en contra de su padre y la obligó a llamar “papá” a Carlos, ya que en ese entonces la nena tenía casi cuatro años.

Cuando Carlos fue padre, Isabel siempre le decía que debía tratar a sus hijos y a su hija de la misma forma sin hacer distinción. Por lo que Carlos, debió reprimirse muchas veces de hacerles una caricia o un achuchón a sus propios hijos.

La gran sorpresa

Después de unos cuantos años, para ser precisos 20 años. Un día Isabel, se presentó con unos papeles que eran para divorciarse de Carlos. Carlos sin discutir, firmó los papeles y le dejó la patria potestad de sus propios hijos a ella y dejó claro la cuota alimenticia para sus dos hijos sin faltar a ello hasta que fueron mayores de edad.

La vida da sorpresas y puedes quedarte totalmente sola

Isabel en todo momento, se encargaba de poner a los hijos de Carlos en su contra como lo había hecho con su primer esposo, pero no lo logró. Cuando los hijos cumplieron la mayoría de edad, se fueron a vivir con Carlos, inclusive, la propia hija de ella, quien Carlos llama como hija del corazón, ya que fue él quien la ha criado y guiado hasta ser una profesional.

Hoy Carlos ha aprendido la lección de mano de una mujer sin escrúpulos y que ella acusa constantemente, de haberse apañado para que sus propios hijos no volvieran a hablar con ella. Aunque sus hijos han sufrido mucho a causa de Isabel. Pues ésta ha dejado claro a sus hijos, que antes de ser madre, es mujer y que merece ser feliz.

Carlos por su parte, no ha querido rehacer su vida. El temor que le dejó esa mujer, sin escrúpulos, hizo mella en su corazón. Y aunque la vida da muchas sorpresas, todo gira y nada se queda quieto porque todo tiene movimiento. El tiempo se encarga de poner a cada uno en su sitio.

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*