Calpe: un sitio que la retina no puede olvidar

Calpe, está en Alicante

Ya venía yo hace tiempo diciéndole a mi esposo que quería conocer Calpe en Alicante. Muchas amigas mías habían ido ya y yo tenía ganas de ir y pasar el día allí. Así que, preparé todo para irnos a conocer esa ciudad.

Mientras íbamos en la ruta, mi esposo y yo como dos tortolitos recién casados, pasábamos por los pueblos en la que admirábamos lo pintorescos que son. Su gente, mercados, y la cantidad de extranjeros que se podían observar caminando.

La verdad, el viaje de ida se nos hizo muy cortito, porque entre que conocíamos los pueblos, también hemos tenido la oportunidad de ver casas en las montañas, mientras debajo de ellos, podías apreciar un mar azul maravilloso, y ese sol cálido que hacía que la temperatura llegara a unos 23º. La mano de Dios, nos estaba mostrando la belleza de la naturaleza y que el hombre no sabe apreciarla en toda su magnitud en estado puro.

Calpe

Entrando a Calpe

Pero allí nosotros estábamos admirando, cuando de pronto frenamos para poder entrar a Calpe ante una estación de servicios. Cuando comenzamos a divisar los primeros edificios nuevos de arquitectura nueva, nos quedamos sin palabras. Las rotondas, los negocios, el parque de golf.

Conociendo el Peñón de Ifach

De pronto, giramos a la derecha donde nos guió directamente al Peñón de Ifach. Encontramos de casualidad un sitio para estacionar y nos encaminamos hacia el Peñón. Mis ojos no sabían dónde mirar. Por un lado estábamos en la montaña y se podía observar el puerto y toda la ciudad de Calpe y de frente se podía ver la Isla de Benidorm o Isla de los periodistas.

Calpe

Y me preguntaba: ¿cómo es que hay tantas cosas maravillosas que puedes disfrutar en primera persona, y que la naturaleza sea tan maravillosa? Comenzamos a subir cuesta arriba para ir hasta el Peñón.

Al principio, se vio una ruina, que la habían estado cubriéndola porque necesitaba ciertos cuidados para su conservación nos comentaron dos hombres que estaban allí. Pasamos por el centro de información y empezamos la caminata hacia el Peñón. En un momento dado entre tanta vegetación, tuve un momento en que no podía respirar muy bien, por lo que me senté en un descanso que había.

Después de unos minutos continuamos, la subida tendrá más o menos unos cinco kilómetros, asi que, si te gusta el senderismo, te aconsejo que vayas en sneakers, ropa cómoda y un sombrero para cubrir la cabeza sumado a una botella de agua de litro para ir hidratándote por el camino.

Calpe desde el descanso en el Peñón de Ifcha

Cuando llegamos finalmente, había un túnel de piedras, pero eran resbaladizas y debías cogerte de la soga, lo cual dije: hasta aquí he llegado yo, mi esposo hizo un tramo, pero luego se volvió.

Al volver otra vez hacia el coche, ya era la hora de almorzar. Por lo que caminamos y nos fuimos a unos bares que estaban bastante económicos para degustar platos varios.

Calpe

Sitios para conocer

 

Después de almorzar, nos fuimos en el coche para donde estaba el Casco Antiguo, estuvimos recorriendo la zona. También había unos Centros Comerciales algunos al aire libre y otros no.

Cuando nos quisimos acordar, ya nos debíamos volver para nuestra ciudad, por lo que ninguno de los dos quería retornar. Pero prometimos volver en cualquier momento para poder disfrutar más de esta hermosa Calpe que nos había conquistado

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*