La mujer y el cuerpo en movimiento a los 50 años

La mujer y el cuerpo2

La mujer y su cuerpo

Debo reconocer que cuando era joven, me encantaba hacer deporte. Mis padres me llevaron a aprender tenis desde pequeña junto a mi hermano pequeño. Recuerdo que mis entrenamientos eran intensivos y aunque por momentos me cansaba, me resultaba maravilloso poder sentir que mi cuerpo podía hacer lo que quería. Por eso, el cuerpo bien ejercitado desde joven, se mantiene más elástico, más saludable y con más energía durante más años.

La mujer y el cuerpo1
La mujer y el cuerpo

Aunque quienes me conocen, saben que en este momento no soy una gran aficionada a practicar deporte y la razón es porque perdí el training cuando abandoné a los 25 años solo fue por dedicarme más al estudio para tener una profesión, y tengo que reconocer que por momentos lo extrañé mucho.

Si, debo comentar que en algunos momentos entre los 30-40 años, he hecho gimnasia con aparatos y aquagym. Y si bien creo que me he mantenido, me ha costado mucho, llevar una rutina. Hoy a los 55 años, necesito moverme más, no solo por salud, sino para sentirme bien física y mentalmente.

La mujer y el cuerpo
La mujer y el cuerpo

Mantenerse en forma

En este momento muchas mujeres de todas las edades practican algún deporte o van a un gimnasio para mantenerse en forma, no solo hablo de mujeres jóvenes, hablo también de mujeres que pasaron la barrera de los 50 años en adelante y realmente es de admirar. Pero otra parte de las mujeres, son las que procrastinan para no ir a un gimnasio o a caminar para sentirse bien. Son aquellas mujeres que al poner excusas constantemente, llevan una vida sedentaria y que tienen baja autoestima. Animarte a que muevas tu body debe ser un “must”.

Hay mujeres que dicen: “yo ya no estoy para eso, déjaselo para una joven que tiene que conquistar”. No es cuestión de conquistar a un hombre viéndose torneada y escultural. Sé que a la mayoría le cuesta encontrar tiempo pero sobre todo ganas de hacer ejercicio.

Tener una rutina

Rutinas
La mujer y el cuerpo

Y sin embargo si acostumbras al cuerpo a estar en movimiento, cuando te saltas tu rutina de ejercicios, empieza a dolerte todo, desde la espalda hasta las piernas y no digo esto por decir, es verdad. Eso para mí es suficiente motivación para calzarme las zapatillas deportivas y salir a caminar haciendo de tres a cinco kilómetros entre ida y vuelta a mi casa. En un principio me costó volver a pensar en mi, en mi físico, en mi mente y espíritu porque me veía mayor.

Y aunque fui deportista desde muy joven, no voy a recomendar este deporte para personas que comiencen una rutina deportiva en la mediana edad, porque hacer tenis tiene sus ventajas y desventajas. No es lo mejor para las rodillas ni para la espalda si sufres de artrosis, artritis o fibromialgia. Eso sí, es genial para combatir el estrés. Pero vamos a ver cuáles son las mejores rutinas a partir de los cincuenta años y por qué, basado en mi propia experiencia y conocimientos como mujer pasado los 50 años.

Caminar

Caminar
La mujer y el cuerpo


Caminar tiene muchísimas ventajas. Es gratis, a menos que lo hagas en la cinta andadora de un gimnasio, es de bajo impacto, se puede hacer en cualquier lugar y no requiere una gran preparación física. Sacar a pasear a tu perro o a tu nieto en su cochecito de bebé es una de las mejores excusas para salir a caminar.

Media hora al día es mejor que nada, pero si puedes hacerlo durante una hora diaria, mejor aún. A parte te oxigenas, y parece que no, pero puedes pensar mejor y ordenar tus ideas. Te digo más, es excelente cuando andas pasada de vueltas.

Nadar, Aquagym

Aquagym
La mujer y el cuerpo


Nadar se ha considerado siempre uno de los mejores ejercicios para personas de más edad. Es uno de los deportes más completos porque, además de proporcionar beneficios cardiovasculares, requiere que muevas todos los grandes grupos musculares.

Practicar Aquagym es una de las mayores ventajas para las mujeres de mediana edad, ya que no tienes riesgo de lesionarte ni sufrir desgarros, porque el impacto es menor al realizarlo en el agua. A parte es bastante divertido combinar ejercicios con música.

Bailar

Zumba
La mujer y su cuerpo


Bailar es otra de mis actividades favoritas. Ya sea salsa, bailes de salón, zumba, bachata, porque tiene también muchas ventajas. Por un lado te obliga a salir de casa y a veces incluso vestirte y arreglarte para la ocasión. Por otro lado, cuando bailas tienes que pensar en el siguiente paso que vas a dar, y es un estupendo ejercicio de coordinación. A parte te levanta el espíritu, pues cuando bailas, sonríes, cantas y bailas. Es una estupenda terapia. Esto es muy importante según vamos cumpliendo años, porque mantiene ágil no solo el cuerpo sino también la mente y las emociones. Y por último, cuando bailas ¡no puedes pensar en otra cosa, porque los malos pensamientos y negatividades se esfuman de inmediato!

Yoga

Yoga1
La mujer y el cuerpo


Los beneficios del yoga incluyen aumento de la flexibilidad, tonificación de los músculos y también terapia emocional. La gente parece creer que con el paso de los años perder elasticidad es inevitable. Pues no, no lo es. A los 55 años, aún puedo tocarme los pies sin doblar las rodillas, y conozco a otras personas de más edad que tienen una elasticidad envidiable y realmente las admiro. A parte, el yoga ayuda a controlar los altibajos emocionales que conlleva el inicio de la época de la menopausia. Eso si, si eres de las que tiene problemas con las cervicales, lo tienes un poco difícil, pero es según la profesora que te toque en el gimnasio que elegiste.

Ejercicios de resistencia

ejercicio de resistencia
La mujer y el cuerpo

Entre los 45-50 años, pero sobre todo después de la menopausia, perdemos masa muscular y ganamos grasa. Además aumenta el riesgo de la osteoporosis. Todo esto es debido a los cambios hormonales propios de la época que la mujer pasa.

Afortunadamente esto se puede contrarrestar con ejercicios de resistencia. Puedes utilizar el propio peso del cuerpo para hacer flexiones o bien levantar pesas. Y recuerda, con cada cumpleaños cobra aún más importancia de hacer el esfuerzo de ejercitar el cuerpo. Las pesas no sólo te ayudarán a tener unos brazos bonitos, sino también un cuerpo fuerte y más resistente a las caídas y a la enfermedad.

Eso sí, antes de comenzar cualquier rutina de ejercicio, sobre todo si no estás acostumbrada a hacer deporte o gimnasia consulta con tu médico.

Ahora con toda esta información, ¿quieres compartir con todas nosotras sobre tu experiencia de mover tu cuerpo o lo has aparcado y te has tirado a un sofá sin dar importancia a lo que tu cuerpo necesita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *