A ti mujer: ¿Por qué ahora es el momento justo para ser libre?

Mujer



Ser libre

Ser libre, es aprender a soltar aquello que nos ata y que ha sido nuestra creencia que debía ser así. Hace una semana y media, una mujer se acercó a mi cuando finalicé mi taller para mujeres maduras, y me dijo: “¡Vaya!que valiente te veo a tus 57 años, ¿qué se siente al ser libre?”. Me quedé mirándola sorprendida, y con una leve sonrisa, le contesté: «La libertad. es una elección. Todo es un gran aprendizaje en esta vida. Y para ello, tienes que aprender a soltar, si quieres ser feliz»

Conozco a muchas  mujeres, que  durante mucho tiempo no podían soportar que les tocasen el pelo, la cara, ni tener sexo, ni siquiera se podían imaginar al lado de un hombre, si no era para ser «la esposa de…» y criar hijos. Pero, afortunadamente, ya no. Ahora se sienten libres, a bordo de una nave, con un billete que dice: «Vive la vida».

Claro que, hay muchas mujeres aún estancadas en el tiempo, como que «ya no tienen edad de ser libres». Porque simplemente, le han abierto las puertas de par en par al miedo que tanto paraliza la inteligencia emocional.

Aún quedan unas cuantas, afortunadamente, que por ellas y por nosotras, hoy escribo unas reflexiones para ayudar a sentirnos cada día mejor.



Las claves de la libertad tan anhelada

Hay muchas formas de ser mujer en el mundo, y todas pasan por la libertad de elegir. Ese libre albedrío con el que nacimos y que nosotras mismas por creencias o por elección, la elegimos ejercer o no. La libertad, es en sí misma un gran y maravilloso poder. Elegir ser mujer sin ser madre o si,  ser una profesional en el campo que sepa moverme. Elegir ser amante, amiga o esposa… y tantas otras elecciones que puedo escoger libremente.

Ser libre, es sentir que estas en el lugar y momento perfecto, que para ello primero hay que quererse, y lo demás ya se irá viendo poco a poco.

Elige ser tu misma

Ser libre, es ser auténtica. Como dijo Oscar Wilde: “Se tu misma, porque los demás puestos están ocupados”, ya que, no hay que ser perfecta. Has nacido imperfecta y dentro de esa imperfección, eres perfecta para la misión con la que has nacido, eres y debes ser auténtica con tus dones y talentos y eso es mucho mejor.

También es saber perdonarte por dedicarte a quien no lo merecía, por sentirte inferior cada vez que sufrías una decepción. Por haberte dejado consumir por el falso miedo que te ha impedido ser tu misma y te ha paralizado.  Por el temor al fracaso  y  a no estar a la altura. El no haberte atrevido a enfrentarte a manipulaciones, engaños y vivir un tiempo frustrada y resignada, algo que no mereces. En definitiva: por no creer en ti misma. Pero las cosas, situaciones y personas pasan por tu vida para que aprendas o tu enseñar a alguien.

Ser libre, es saber quién eres y estar orgullosa de ello. Permítete crecer, transformarte y reinventarte cada día, sabiendo que el pasado no te define, es algo maravilloso.

Ser libre, es tomar decisiones cada día, elegir o no lo que crees que es algo que te aportará y no restará. Si sabes lo que mereces, nunca, jamás aceptes menos que eso.

Y en el amor, es como el arte, siempre debe ser libre. Alguien que te quiere, no hace que te duela quererlo.  Si quieres ser una buena profesional, únete a personas que tengan tus mismos intereses. Vive, sueña, ríe, grita, llora, la edad, solo es una excusa…es solo el paso cronológico por el que debes vivir cada día.



Conclusión

Así que, si me decís y me preguntas: ¡Vaya! que valiente te veo a tus 57 años, ¿qué se siente al ser libre?”

Te contesto: como mujer y profesional,  me siento libre y que no tengo miedo a la vida, porque la vida la tengo que vivir por y para mi, sin importarme nada más.

Si te ha gustado este post, comenta y comparte con tus amistades. Y si deseas hacerme alguna pregunta privada, puedes escribirme a: glamouretstyle@gmail.com

Deja una respuesta