¿Cómo controlar la sequedad vaginal de la mujer madura?

sequedad vaginal

¿Cuál es la causa de la sequedad vaginal?

Este es un tema, que muy pocas mujeres se atreven a hablar por ignorancia, tabú, o vergüenza. La causa de sequedad vaginal de la mujer madura, es cuando los niveles de estrógenos disminuyen, y el tejido de la vagina se encoge causando resequedad e inflamación

Es menester aprender que los niveles de estrógenos, normalmente disminuyen después de la menopausia.

¿Qué significa tener la vagina seca?

La sequedad vaginal, puede tener causas físicas o psicológicas. La lubricación vaginal, a menudo está estrechamente ligada a los niveles de la hormona estrógeno como dije antes. Con lo cual, cambia en varias etapas de la vida de una mujer. Los medicamentos que una mujer consuma por diferentes patologías, incluyendo los anticonceptivos hormonales, pueden causar resequedad vaginal.
Se calcula, que más de la mitad de las mujeres que padecen este trastorno, tienen menos de 50 años.

¿Por qué no se consulta sobre la sequedad vaginal?

La sequedad o falta de lubricación vaginal, es la molestia más frecuente en la zona íntima. Inclusive, muchas mujeres no llegan a consultarlo, porque consideran que es un trastorno normal. Es importante, que no lo dejes pasar y que informes a tu ginecólogo para buscar una solución, ya que te puede acabar ocasionando problemas, como por ejemplo:

  • Dolor durante las relaciones sexuales. La escasa lubricación, puede dificultar el coito y hacer que este sea poco o nada placentero e incluso doloroso. Para ello, deberás usar un lubricante, o bien el hombre debe ser lo suficientemente hábil en la cama, para que tu logres una buena lubricación vaginal.
  • Atrofia vaginal. Puede hacer que seas más propensa a contraer infecciones vaginales. A veces se pueden observar pequeñas fisuras en las paredes de la vagina. Por lo que tu ginecólogo debe darte un tratamiento hormonal, que consiste en que consistirá en la aplicación de dosis bajas de estrógenos, de forma local disminuyéndose así, los síntomas de sequedad. Además este tratamiento, está indicado en casos con síntomas vulvovaginales. Y si deseas un tratamiento no hormonal el ginecólogo deberá darte hidratantes vaginales para que alivien el dolor y escozor
  • Vaginitis atrófica. Además de sequedad, suele manifestarse con síntomas como sensación de quemazón y desaparición o disminución del flujo. Pero, debo decirte además que esta patología, significa el adelgazamiento, resequedad e inflamación de las paredes vaginales, que puede ocurrir cuando tu cuerpo tiene menos estrógeno. La atrofia vaginal, se produce con mayor frecuencia después de la menopausia. Para curar esto, puedes usar dilatadores vaginales como una opción de tratamiento no hormonal. Los dilatadores vaginales, también se pueden usar junto con la terapia de estrógeno. Estos dispositivos estimulan y estiran los músculos vaginales para revertir el estrechamiento de la vagina

¿Cómo solucionar el tema de la lubricación?

Existen diferentes tratamientos sencillo,s y muy eficaces para acabar con este problema que le aqueja a la mujer. Aunque algunos son de uso común y no requieren receta, siempre es más conveniente que sea el ginecólogo quien te aconseje el más adecuado para ti, ya que la duración y la dosis deben ser individualizados en función de que si los síntomas persisten por un período corto o largo y  su gravedad.

Lo más recomendados por los ginecólogos:

Cremas hidratantes

Se fijan al epitelio o capa vaginal, y, al retener el agua de la vagina, mantienen su hidratación. Es decir, que está más húmeda y elástica. Con ello, también mejora el pH, lo que previene las infecciones en la zona. Las cremas hidratantes, no tienen ninguna contraindicación y deben aplicarse, como mínimo, dos veces por semana.

Terapia hormonal local

Cuando los hidratantes no proporcionan suficiente alivio o la sequedad, y no remiten, se puede recurrir a este tratamiento. Consiste en administrar dosis bajas de estrógenos locales, que se aplican directamente en la zona en forma de óvulos o crema mediante un aplicador que lo venden en cualquier farmacia.

Se suele recomendar esta terapia, para tratar los síntomas de atrofia vaginal, cuando son moderados o severos. Consigue normalizar el pH ácido, aumenta la el riego sanguíneo del epitelio, mejora la respuesta lubrificadora de la vagina, y así, disminuye  la sequedad vaginal.

Lubricantes

Independientemente del tratamiento que sigas, puede que necesites una lubricación extra durante las relaciones sexuales, para minimizar la fricción y la consiguiente irritación. Los lubricantes más recomendables, son los que tienen una base de agua o silicona, puesto que son más fáciles de eliminar después mediante el lavado.

Evita los lubricantes que contengan esencias o perfumes, ya que pueden ser irritantes, así como las vaselinas, porque pueden adherirse a la mucosa vaginal y alterarla, favoreciendo el desarrollo de hongos.

Hábitos que ayudan a prevenir este trastorno

Además de los tratamientos anteriores, puedes evitar la sequedad vaginal con las siguientes precauciones:

  • Bebe bastante agua a lo largo del día. Favorece la hidratación y aumenta los fluidos en la vagina.
  • Que no te falten vitaminas A, B y E. Diversos estudios, han demostrado que mantener una alimentación rica en estas vitaminas, mejora la lubricación natural. Toma a diario tres o más de estos alimentos: zanahorias, espinacas, calabaza, huevos, pistachos, pescado azul, semillas, frutos secos, maíz, aceite de oliva, quinoa o kiwi.
  • Evita el tabaco y el alcohol. Además de ser perjudiciales para la salud. En general, disminuyen los estrógenos, lo cual aumenta la sequedad vaginal.
  • Rebaja el estrés. Los nervios, tienen un gran efecto deshidratante en todo el organismo; y más aún en áreas sensibles como la genital.
  • Disfruta de una vida sexual plena. Tener relaciones sexuales de forma habitual, ayuda a prevenir la sequedad. Dedica tiempo a los preliminares para mejorar la lubricación. Por el contrario, la falta de estimulación, excitación o deseo puede reducir los niveles de hidratación íntima.
  • No uses productos de higiene íntima que sean secantes. Recurre a los salvaslips en momentos concretos y no durante muchos días.
  • Evita los jabones que contengan perfume. Elígelos hipoalergénicos y que respeten el pH de la piel.
  • Usa ropa interior de algodón. Si tienes síntomas, los tejidos acrílicos, como: el nailon o lycra, pueden causar más irritación de la que ya hay.
  • Ojo con ciertos fármacos. Los anticonceptivos orales y algunos fármacos antidepresivos, antihipertensivos, antiulcerosos y antihistamínicos –cuyos compuestos, además de usarse como tratamientos para las alergias, son comunes en la formulación de algunos medicamentos para los resfriados– pueden tener como efecto secundario la disminución del flujo vaginal.

Conclusión

Todo estos consejos que has leído, se te aconseja que hables con tu ginecólogo para darte el tratamiento adecuado según tus patologías o trastornos. Nunca te pongas o tomes algún medicamento por tu cuenta.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo a: contacto.glamouretstyle@gmail.com

Deja una respuesta