Mujeres, ¿tienen miedo a vencer obstáculos en vuestra edad madura?

venciendo obstáculos



El miedo a vencer los obstáculos

Cuando hice esta pregunta en uno de mis talleres, algunas contestaron que si, otras, han contestado que no tienen miedo a vencer obstáculos.

Entonces, les hice otra pregunta: ¿ hasta qué punto son capaces de vencer cada obstáculo que se les presenta en la vida? ¿sólo cuando no tienen más remedio que enfrentarse a sus propios miedos, entonces actúan? Y allí hubo un silencio sepulcral por unos tres minutos aproximadamente.

Haciéndoles reflexionar

Luego, comencé a hablar serenamente mirando a los ojos a cada una de las asistentes al taller y les dije: no tiene más éxito aquella cuya vida carece de obstáculos, sino la que desarrolla la fortaleza y destreza para sobreponerse a ellos.

He hice un silencio, para ver si alguna contestaba a mi afirmación. Pero seguían atentas a mi speech y continué diciendo que: Es una ingenuidad pensar que si descubres cuál es el propósito de tu vida, porque te marcarías metas, darías los pasos para alcanzarlas y adoptarías una actitud positiva, así todo te resultaría más fácil todo lo que tienes que hacer para ser exitosa. Ahora, ¿dónde está la gracia? En esta vida, nada se te sirve en bandeja de oro o plata. Debes currártelo como dicen acá en España.

Sé lo que es luchar por superar un problema, lo he vivido en primera persona como todas, pues nadie se salva, eh? Conseguirlo tras mucho esfuerzo, y luego verte derribada por otro revés, quizás o incluso peor que el primero. Te aseguro que es agotador.

Desde luego, no queda otro remedio que seguir hacia delante o morirás en el camino ante el primer abismo. La alternativa, para muchas mujeres, es vivir a medias, pero eso, no es vida. Lo bueno de cumplir años y acumular experiencias, es que descubres que el ser humano tiene una capacidad de recuperación sorprendente y que nada dura para siempre. Si, si, es así como te digo.



Enfrentar un bache en la mediana edad


Enfrentar un revés importante, como: un despido, una quiebra, un divorcio, la muerte de un ser querido o una enfermedad, te mina la energía y el entusiasmo de golpe.

Lo normal es que pases por toda una serie de emociones y de estados de ánimo, que forman parte del proceso de duelo u aprendizaje para crecer.

La primera reacción ante un obstáculo o una pérdida, es de sorpresa e incredulidad, así como de incertidumbre. Es un mecanismo de defensa, que hace que te niegues a aceptar la realidad de lo que te ha pasado.

Si eres positiva, aceptas el reto

Si eres una persona positiva, quizás sientas que hay un motivo por el que se te ha dado la circunstancia. Esto no dura para siempre: lo siguiente, es que ante la pérdida – que puede ser material, física o emocional – sientas rabia, bronca, impotencia o ira. Esto puede durar horas, días o meses.

Luego sentirás añoranza, dolor, e incluso depresión. Finalmente, terminas por aceptar lo que ocurrió y lo afrontas sin dolor, sin resentimiento e incluso con renovada ilusión por lo que pueda deparar el futuro. Ahora bien, el proceso de duelo ante cualquier pérdida, es similar al que se pasa cuando muere un ser querido.

Si bien no hago referencia al duelo sobre el fallecimiento, sino a situaciones que cambian desde tu zona de confort, es menester que aprendas cada lección obedientemente. Pero, el tiempo que tardes en recuperarte, dependerá del tipo de situación y de la gravedad de la misma.

Esto es así, es un proceso normal y saludable para todo ser humano. De hecho, si no se vive en su plenitud, el proceso de recuperación, se hace mucho más largo y tedioso. Hasta puede terminar por manifestarse mediante síntomas físicos o psíquicos, desde psoriasis, sarpullidos hasta ansiedad e insomnio, o incluso una adicción como el alcoholismo o depresión clínica.



Formas de desahogarte y recuperar el norte


Una de las formas que yo aconsejo para desahogarse y recuperar el norte, es escribir acerca de tus sentimientos en un libro o libreta, esto te sirve para hacer catarsis.

Yo te invito a que lo uses no sólo para los momentos en que necesites desahogarte, sino también para escribir cosas positiva en él. Siempre aconsejo también, que cada día tomen un frasco grande, lo pintes o le pongas la figura que desees, pinta su tapa con aerosol y al final del día, escribe en tres papelitos diferentes, tres cosas bonitas que te han sucedido. A la semana, lee en voz alta cada cosa bonita que te ha sucedido y verás que puedes con cualquier obstáculo. No lo olvides.

También, procura descansar lo suficiente, comer bien y dormir lo que necesites. Lee, mira películas bonitas, que te hagan reír o habla y reúnete con amigos si te apetece.

Claro que no todas podemos permitirnos el lujo de pasar así semanas o meses, en un estado anímico deplorable ante los obstáculos. Si adviertes que tu tristeza o falta de energía dura más de unas cuantas semanas, ve al médico y habla con él, o si prefieres hablarlo con una coach como yo, aquí estaré para guiarte.

Quizás necesites una terapia, porque la medicación, o simplemente vitaminas, se la dejo encargada al facultativo.

Muévete ante los obstáculos

Si no tienes energía para practicar deporte, por pereza o vagancia, entonces da paseos o haz algo ligero, pero no dejes de moverte y apoltronarte en un sofá o en la cama. El ejercicio físico o bailar, hacer zumba y mucho más, por ejemplo: hace que segregues endorfinas, que contribuyen a mejorar el estado de ánimo. Así que, tenlo en cuenta.

Eso si, cuando reconozcas que estás en la etapa de rabia o de ira, siempre procura canalizar esa energía hacia acciones productivas.

A menudo, la frustración es un motor que te ayuda a conseguir grandes cosas y doy fe de ello. Si es que te despidieron, quizás sea el momento de buscar un empleo mejor. A nada te aferres, nada es para siempre. No es saludable dejarse llevar irremediablemente por la tristeza durante meses y no hacer nada.

Ahora bien, ¿cómo enfrentas tú los momentos difíciles en que se te presentan obstáculos, ahora que ya no eres una niña? ¿te da pánico o lo enfrentas? ¿de qué modo?

Si te ha gustado el post, comenta y comparte. Si deseas hacerme una consulta privada, escríbeme a: glamouretstyle@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *