¿Por qué a las mujeres y hombres, les cuesta envejecer con dignidad?

envejecer con dignidad

Envejecer con dignidad

Hoy en día, tanto mujeres como hombres, les cuesta envejecer con dignidad. Es tanto el pánico de reflejarse en el espejo, que apenas se miran del cuello para arriba en pocos segundos y aún así, les cuesta mirarse.

Los famosos tienen miedo a envejecer

Hace poco leí en un magazine muy popular de México, que el cantante Luis Miguel estaba horrorizado por estar envejeciendo, pues ya no tiene el mismo sex apple de su juventud y su temor hace que busque alternativas, lo mismo John Travolta o  Kiko Matamoros con sus pasos por el quirófano para rejuvenecerse.

Y lo mismo les sucede a las actrices: Demi Moore, Melanie Griffith, la cantante Madonna,  la ex esposa de Julio Iglesias, Isabel Preysler, la periodista Ana Rosa, inclusive hasta la Reina consorte Letizia Ortiz Rocasolano con sus constantes retoques estéticos.

Los canones de belleza

Convengamos que son personajes públicos y como tal, necesitan verse bien frente a las cámaras televisivas, cine o recitales. Los canones de belleza, exigen que las personas famosas y celebrities, estén siempre en el punto de mira para criticarles, juzgarles y condenarles por la prensa rosa.

Es por eso, que las inseguridades y miedos que provocan en una persona, sea famosa o no, comience con ataques de pánico y escénicos a tal punto de temer a la vejez, porque parece que siempre se debe pensar en la eterna juventud.

Desastres estéticos

Se ha visto cirugías y tratamientos estéticos, que las pueden enaltecer o llevar a una depresión por verse con una mala cirugía o tratamiento, hasta llevar al suicidio como ha sucedido y sucede actualmente por ponerse prótesis en los pechos o para tener una cara, piernas o un culo bonito. Ni hablar del famoso ácido hialurónico para tener una piel lozana, más luminosa hasta el tratamiento en labios y desaparición de ojeras.

Una sociedad enferma

¿Podemos decir que esta sociedad está enferma con tanta exigencia de belleza? Los años del calendario y años cronológicos de una persona, pasa sin más. Retrasar el tiempo… no podemos volver atrás en el tiempo. Debemos continuar con nuestra evolución.

No es de sabios, mostrar algo que no es por el simple hecho de satisfacer a otros, no solo así mismas/os. Lo que refleja el espejo, es solo una ilusión óptica. Por eso, hay tanta incertidumbre que va desde los adolescentes hasta las personas adultas.

Me horrorizo cuando una persona presume de su eterna juventud, porque en un momento dado, deberá aceptar el paso del tiempo y su propia madurez y vejez. Pero, si se empieza de joven, en la que padres irresponsables aceptan que sus hijas se empiecen a poner prótesis mamarios por ejemplo, les están incitando a que modifiquen su percepción óptica de belleza.

Enfrenta tu realidad

Un día te puedes sentir una diosa griega, y al otro llorar desconsoladamente al enfrentarse a la realidad. El envejecer, no es sinónimo de que ya no sirves, que nadie te verá como persona. Es sinónimo de sabiduría, aceptación, personalidad porque te ha dado aprendizajes de vida.

Una gran parte afortunadamente, piensan que llevan bien la edad que tienen. Se aceptan, gustan, hasta tienen paciencia para todo cuando antes la ansiedad, era una constante.

Una persona en su madurez y vejez, son más serenas, asertivas, saben lo que quieren de la vida y cómo lograrlo, inclusive, hasta se animan a hacer cosas, que antes eran impensable hacerlas. 

Una persona muy especial

Conozco a una persona muy especial en mi vida, llamada Mabel, que a sus 91 años, ha escrito un libro y hasta está aprendiendo inglés, le cuesta, pero no solo es una forma de entretenerse, sabe que a su edad hacer cosas que dejó inconclusa en el tiempo, hoy las puede realizar y es lo que le da la fortaleza de la madurez y vejez.

Mabel es tan sabia, que sabe que la juventud hacia la adultez y madurez, es breve y se debe vivir intensamente, pero preocuparse por la estética, es efímero. Si cuidarse de adentro hacia afuera. Hace bien divertirse, caminar, tener amigas para salir o comer y beber un refresco o un café te mantiene feliz porque sociabilizas, así como estar acompañada de tu propia familia.

Este es un gran ejemplo, de una mujer que se acepta tal cual es, y quien quiera mirarla y aceptarla, está bien. Pero, debo decir que sean o no famosas o celebrities, ante todo, somos personas que sentimos, vibramos pero que debemos aceptarnos y no llevarnos por una sociedad que impone un modelo a seguir.

Estar abiertas de mente 

Estar abiertas a nuevas experiencias, es fascinante. No podemos seguir pensando como en el siglo pasado que al pasar la barra de los 50 años en adelante, ya eres un dinosaurio y debes quedarte en casa sentada en el sofá mirando la televisión y tejiendo.

Olvídate de los espejos en la que quieres ver a esa joven cuando tenía 20 años y que hoy ya es madura como para seguir canones de belleza. Acepta el paso del tiempo.

Hay que saber aceptar los logros y los éxitos que lograste y logras en la vida día a día. No se necesita tener grandes títulos, porque la vida te da los títulos necesarios cuando aprendes lecciones que debes aceptar mientras el maestro observa.

Conclusión

Jamás olvides que hay miles de personas como tu que tienen miedo a envejecer, pero que caminan junto a ti, porque están vivas, y ese derecho y privilegio, no lo tienen muchos. 

Cada vez, que cumplas años, festéjalo a lo grande con amigos y familia, tira la casa por la ventana, o si no tienes para tanto, con una merienda bastará para reír, soñar, y divertirte al máximo. La belleza, no solo está en lo físico de no haber una vuelta atrás en el tiempo, está en tu alma, cultívate y demuéstrate que puedes vivir una vida intensa envejeciendo con dignidad.

Si te ha gustado el post, comenta y comparte o si prefieres escribirme privadamente, puedes hacerlo en: contacto.glamouretstyle@gmail.com

Deja una respuesta