¿Por qué después de muchos años de matrimonio, nos divorciamos?

matrimonio roto y divorcio

Fin de las relaciones matrimoniales

¿Cuando era joven, no comprendía por qué los matrimonios de muchos años se separaban y divorciaban, en vez de hacerlo de joven si no se amaban? Yo siempre vi a mis padres juntos y unidos a pesar de tener sus diferencias, porque nada es color rosa en un matrimonio. Es más, llevaron 60 años juntos hasta que partieron al otro lado del velo. Lo mismo mis abuelos maternos 50 años juntos hasta que partieron con un mes y siete días de diferencia. Para mi la palabra “matrimonio” era sagrado, en la que elegías a ese compañero de vida, te casabas, él iba a ser el padre de tus hijos y eso era para toda la vida. Claro, que luego vino esa respuesta aclaratoria cuando crecí y supe el por qué.



No es lo mismo divorciarse hoy, que haberlo hecho décadas atrás, pues estaba muy mal visto. Antes lo de “casarse para toda la vida no solo era una intención, fue un fuerte mandato social y religioso. Y aquellos que se separaban y luego divorciaban, eran mal vistos y hasta discriminados como dije en renglones más arriba.

En la actualidad, estar divorciado-a, es algo frecuente y hasta común. Y la condena social es mucho menor (no vamos a decir que no existe, porque tú sabes que cada entorno tiene lo suyo). Si bien es un trance doloroso, penoso, destructivo, que lleva a la depresión y echar culpas a la pareja que se tuvo y hasta así misma, a veces resulta una liberación cuando las cosas ya no tienen salvación alguna, aunque pasemos ese período.

El por qué después de muchos años de matrimonio, nos divorciamos
El por qué después de muchos años de matrimonio, nos divorciamos

La Infidelidad


Esta es una de las principales causas de divorcio. Según un estudio recogido por la BBC de Londres en una encuesta que se hizo en la calle, tanto hombres como mujeres aumentan las probabilidades de ser infieles a medida que pasan los años, siendo entre los 40 y los 50 años el momento en que más personas engañan a sus parejas.



¿Algunos de los motivos? Los cambios hormonales de ambos, la indiferencia del otro hacia su pareja, una rutina íntima aburrida, no tener gestos con la otra persona, no tener comunicación, no ser cómplices en nada. Te podría decir, que es un tema más que complejo, que muchas veces no tiene que ver con la persona engañada.

Problemas financieros


Gran tema gran, el dinero es otro de los principales motivos detrás de muchos divorcios. Comienzan los reproches de los gastos realizados o que uno o ambos no tengan trabajo por haber sido incluido en una reducción de personal en sus sitios de trabajo. El reproche de que yo mantengo la casa y lo tuyo no es trabajo o no aportas nada. La desvalorización en las discusiones entre los cónyuges llegan a un punto tal de un no retorno. También se da que los problemas financieros, conlleva a el desequilibrio en las ganancias y las deudas de la casa que pueden llevar a los matrimonios a situaciones de gran tensión que terminan con la pareja separada y divorciada.



Incluso se habla de “infidelidad financiera”, cuando se ocultan gastos, y una posible solución es apelar al diálogo para intentar subsanar el problema y llegar a un acuerdo.

Deseos de realización personal


Cuando se llega entre los 45- 50 años o más, ya no son tiempo de postergaciones, por el contrario. Uno elige realmente lo que desea sin estar pendiente de la aprobación del otro o de los demás y el qué dirán. Uno de los motivos frecuentes de divorcio, es que a esta edad, se está en la búsqueda de desarrollo personal. Tener estabilidad económica y a los hijos ya independizados, permiten que la mirada vuelva a uno. Pero, ¿esto es incompatible con el matrimonio? Pues depende de cada caso y de cada persona lo que ha vivido dentro del matrimonio.

matrimonio y divorcio
matrimonio y divorcio

Moverse con más libertad, comenzar un nuevo negocio o dar pie a una nueva faceta de vida, no tiene por qué implicar una ruptura amorosa, con todo lo que eso conlleva en sí. Si la pareja es reticente a los cambios de rumbo del otro, lo primero es hablar para descubrir si el amor es suficientemente fuerte como para seguir acompañando el nuevo camino.

El Aburrimiento


Cuando llegamos a la edad adulta o mediana edad, muchas veces viene de la mano del retiro o una carga laboral menor, lo que hace pasar más tiempo en pareja. Si la relación es buena, la cosa irá de maravilla, pero si el matrimonio solo siguió unido por inercia o por aquello de “quedarse juntos por los hijos”… el peligro de encontrarse viviendo con un extraño está latente y eso podría ser una carga.



Aquí el diálogo es una de las vías para intentar recordar qué enamoró a la pareja años atrás. ¿Cómo revivir ese amor de la primera vez, esa pasión que los unió? No somos tan jóvenes, pero si nos sirve para pensar y recapitular. La otra pregunta que se podría hacer es: ¿cómo resucitar una intimidad que quedó en el olvido y qué fue lo que les alejó?

Conclusión

Si aún hay amor, lo bueno, sería tratar de redescubrirse en esta etapa de la vida, que puede ser una manera de salvar la relación y si no hay salvación, es mejor ir cada uno por su lado sin necesidad de hacerse daño. Apostemos por el sano equilibrio y mantener una relación cordial con nuestros ex si lo desean ambos.

Después de años de matrimonio, viene el divorcio
Después de años de matrimonio, viene el divorcio

Hay un mantra que dice: “ama aunque te hayan dañado, perdona al que te dañó, porque te ha enseñado muchas cosas, como tu le has enseñado a él/ella y suelta aquello que te fue enseñado por lección para sanarte y ser feliz”.

Si tienes alguna duda sobre este tema y quieres hacerme una pregunta, escribe a: glamouretstyle@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *