Ravioles argentinos rellenos de espinacas y mozzarella en salsa tomate

ravioles rellenos de espinaca y mozzarella con tomate



Mi abuela y sus ravioles

Mi abuela Dominga, era una excelente cocinera tanto como lo era mi madre. Los domingos o el día de Navidad, siempre hacia sus clásicos ravioles a mano, empezaba desde muy temprano para hacer los ravioles de espinaca y mozzarella.¡¡Madre mia!! que nunca más he comido en mi vida esos ravioles con esa masa y esa salsa de tomate con albahaca. Pasa que cada uno tiene su mano para cocinar siempre digo.

Luego mi abuelo Mario y yo, recuerdo que nos sentábamos juntos en la mesa, junto al resto de la familia, y cuando mi abuela venía con la fuente llena de ravioles para colocarlo en el centro de la mesa, los ojos de mi hermano y míos, mirábamos con alegría esa comida que estábamos a punto de devorar un raviol tras el otro.

Los recuerdos con mi abuelo…

Mi abuelo y yo le poníamos bastante queso rallado de esos quesos de cáscara negra, que rallaba a mano mi abuelo querido manualmente, y ese plato lo consideraba exquisito, como uno de los mejores platos que jamás haya comido en la vida…cosas que pasan cuando una es chica y recuerda por capítulos esos pasajes que la vida te regala por momentos y que una disfrutó con alegría.

Estoy segura, que tu también recordarás algún plato que tu abuela o madre hacían, y que los recuerdas con mucho amor, porque son un tesoro todo aquellos recuerdos escondidos en nuestra memoria.



Pero vamos a la receta…

Ravioles de espinaca y mozzarella con salsa de tomate y albahaca

Ingredientes

  • Para la pasta:

  • 80 gr. harina común
  • 1 huevo
  • agua cant. nec.
  • 2 cdas aceite de oliva
  1. masa de ravioles
    masa de ravioles

    Para el relleno:

  2. 200 grs de espinacas
  3. 100 gr. de queso mozzarella
  4. 25 grs de queso parmesano rallado
  5. 1 ajo
  6. 1 cebolla de verdeo picada
  7. Sal
  8. aceite para freír
  9. 4 tomates maduros
  10. 50 ml vino blanco o tinto
  11. 30 grs de albahaca

    ravioles rellenos de espinaca y mozzarella con tomate

      ravioles rellenos de espinaca y mozzarella con tomate
  12. Preparación

  13. En una sartén con aceite de oliva, echarás el ajo y la cebolla cortados muy picaditos casi machacados dentro de ésta. La rehogarás y añadirás la espinaca ya hervida y escurrida. Sazonarás la mezcla con sal marina y nuez moscada y dejarás cocinar solo unos 5 minutos. Una vez enfríe, picas mozzarella y lo mezclas para que los sabores se integren.Y reservas.  

  14. Mientras en un bol, comenzaremos a preparar la masa añadiendo la harina, el huevo, el aceite de oliva, la sal, el agua poco a poco para unir la masa. Amasarás por 5 minutos hasta obtener una masa suave. Dejas reposar por 1/2 hora la masa y luego extenderás con el rodillo.

    Con una cucharita pondrás el relleno dejando dos dedos de espacio. Luego tapas con una tira de masa y cortas con el corta pasta para ravioles.

    Mientras en una cacerola, vas a poner agua y sal para hervir los ravioles. Una vez que hierva el agua, colocas los ravioles y cuando suben, los vas sacando con la espumadera para ponerlos en una bandeja para que no se rompan



    En una cacerola pequeña, colocas un poco de aceite, ajo picado y cebolla picadita. Rehogas un poco y colocas los tomates cortados en cuadraditos pequeños, luego echas la albahaca y revuelves. Cuando veas que el tomate comienza a derretirse, lo sacas de fuego, pones un vasito de vino vuelves a revolver y lo pones a fuego solo 3 minutos.

    En la fuente de presentación y para emplatar: pones los ravioles y salseas con la salsa de tomate al vino y albahaca. Y… ¡¡a degustar!!

    Si te ha gustado esta receta, deja un comentario y comparte con tus amigos y familiares. Si necesitas algún consejo o tienes dudas sobre esta receta, escribe a: glamouretstyle@gmail.com

2 comentarios sobre “Ravioles argentinos rellenos de espinacas y mozzarella en salsa tomate

  1. Si, los hago, pero el relleno es de carne y espinacas y queso. Me salen bien, pero jamás, como los hacia mimamá. Fue ella quien me los enseñó, los hicimos juntas, pero nunca me salieron igual.
    El olor de los ravioles y del tuco aún lo recuerdo.
    Hoy solo los hago cuando somos muchos, para mi sola los compro.

    1. Cuántas cosas deberíamos aprender y recordando aquello que nos hacían degustar nuestras madres y abuelas, que quizás nosotras lo tratamos de imitar, pero que cada una tiene su mano para determinada receta.
      Beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *