Si te digo que el ser copywriter me salvó la vida, ¿lo creerías?

copywriter

Cuando vine a España, me encontré con que tenía que homologar los títulos que tengo y dije: NO. Primero porque era muy costoso, segundo: puedo trabajar en empresas privadas, y tercero: vi que mi edad, en aquel entonces tenía 43 años y ya era un impedimento para acceder a trabajar en los campos en que yo destacaba. Entonces debí cambiar el chip y tenía muy claro que quería crear mi propio negocio en internet, ofrecer servicios y vender productos. ¿Pero sobre qué? Esa era la gran pregunta. Si, siempre me ha gustado escribir y las palabras fluyen sin cesar cuando me pongo a ello. Y me pregunté: ¿por qué no dedicarme a ello?

Me puse manos a la obra, comencé a leer y descubrir qué era eso del Copywriting. Intenté hacer los textos primero en una incipiente web en la Revista Elle Digital, pero la verdad, es que disponía de poco tiempo, también apareció Blasting News y pagaban muy bien por cada artículo, pero… era mucho lo que había que aprender en aquel momento, sobre todo si lo haces por tu cuenta.

Por lo que decidí acortar camino después de mucho tiempo, y me uní al curso Escribir para vender, porque sigo a Maïder desde hace tiempo.

Entonces hace menos de un año, hice el curso con Maïder Tomasena, una gran profesora y gurú del copywriter, le llamo yo. Hacer el curso escribir para vender, fue mi mejor inversión. Y la verdad, que ha sido super productivo, porque mis textos si bien no estaban mal, si ha estado en cuarentena por dos semanas.

¿Por qué hice esto de frenar, parar de escribir mis artículos? fue porque me di cuenta que era tantas las ansias de vender a como dé lugar, que no me fijaba el tipo de cliente a quién me iba a dirigir realmente.

Necesitaba aprender un método eficaz, un sistema de trabajo que me permitiera analizar y ejecutar de manera correcta. Sabía que todo negocio que desea crecer, debe vender y que en las palabras está la clave para conseguirlo.

Pero saber cómo seducir a tu audiencia con tus palabras y contar los beneficios que tiene tu producto o servicio, no era tarea fácil.

¿Qué buscas en los textos?

En su momento, no me puse a pensar qué buscaba realmente con mis textos, cómo provocar ese sentimiento en ese cliente que se paró en mi blog y me estaba leyendo. Al fin y al cabo, no le estaba dando una solución.

Entonces, el curso me hizo reflexionar, en lo que debía enfocarme sin desviar mi atención hacia otros parámetros que creía que eran importantes, y no lo era en realidad. Me dije y me pregunté a mi misma: pareces Aristóteles filosofando, pero, ¿sobre qué?

De pronto, di una vuelta de tuerca a mis pensamientos y creatividad, que fue entonces, cuando los posts dieron un giro inesperado. Esa no era la forma en que debía escribir, sino que debía dar prioridad a la conexión y a la solución de lo que mi lectora/lector buscaba en él.

Para escribir bien, se necesita tiempo y disposición

Es verdad, que debía cambiar mi actitud y pensamiento, para darme ese tiempo que necesitaba para escribir correctamente,  lo cual es fundamental para la escritura amén de la disposición para narrar aquello que la gente busca en un blog. El arte de escribir, no a todos los que desean ser copywriter freelance, tienen creatividad propia. Algunos copian y modifican, lo cual no es lo apropiado, sinceramente.

Pero es menester, tener varias pautas a seguir a la hora de escribir y vender. Puesto que la escritura, debe brindar, información, consejo o la venta de algún producto que desees destacar.

Tips para saber escribir

Escribir un post perfecto sea, para tu blog, revista digital o periódico digital, se deben seguir estos tips que te doy a continuación, para que lo analices y luego tomes acción:

  • Piensa, antes de escribir y ponerte manos a la obra, qué tipo de texto vas a escribir, con qué propósito, para quién vas a escribir, etc.
  • Planificate, haz un storm brain (lluvia de ideas) apúntalas en una hoja o libreta, haz un esquema.
  • Revisa tu borrador, lee en voz alta, asegurate que las ideas están correctamente puestas, ordenada y sin falta de ortografía. Qué el contenido exprese claridad a la hora de leerlo.
  • Ahora, reescribe el texto en donde escribes siempre, por ejemplo: tu blog. Luego destaca en negrita, lo más importante del texto y por último, maquetea con una ilustración que puede ser una bonita fotografía.
  • Finalmente, haz un análisis de todo lo escrito y el sentimiento que te provoca. Ponte en el sitio de esa lectora o lector que estaría leyendo tu información, consejo o producto que quiera comprar.

Recuerda que la información que des, el consejo a tener en cuenta o vender, es comunicar eso que tanto busca. Y hasta que no aprendas a comunicarte con ese «cliente potencial», no producirás ningún sentimiento para provocar que esa persona, continúe a seguirte y producir esas sensaciones que tu esperas de ella/él.

No seas un androide, un robot, que como máquina, escribe un texto automatizado sin saber a quién se dirige y que todo sean iguales. Sostén esa conversación contigo, que tanto desea la persona que te lee. Que entienda que se comunica con ella o él.

Conclusión

Ahora, me voy despidiéndome de ti, no sin antes recordarte, que lo más importante en tus textos no eres tú, ni tu producto o servicio, pues para tu sorpresa, tampoco lo es tu lector. Te preguntarás: ¿qué me está contando?

Te voy a contar algo entre nos, como dijo Maïder Tomasena: la sinergia de todos estos elementos que te he enseñado, es lo que producirá la venta, confluyendo así, de esta manera, la propuesta que tu le haces y el cliente que necesita una solución para que resuelva su problema. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *